martes, 28 de marzo de 2017

No me pasa nada

No me pasa nada
No me he ido
No he cambiado en absoluto
Tampoco veo las cosas de otro modo.
Esta parsimonia que a ti te escandaliza...
y a otros les preocupa
Este mirar inocuo, tranquilo e impreciso.
Este silencio blanco, redondo y perezoso
es tan sólo el legítimo heredero
de mis años.
 
Amaya Martín

jueves, 23 de marzo de 2017

La carta



Sabes?
Me he propuesto escribirte una carta a diario
La razón es muy sencilla:
Tengo miedo, terror incluso a perder
el tiempo de este abrazo...
El tiempo, ese maldito invento, ese aire
que por obligación respiramos todos.
El tiempo, esa mentira real que se ríe de nuestros planes
si nuestros planes duran más que un parpadeo corto
El tiempo que trae palabras, que trae caricias,
fuego, manos.
El tiempo que borra imágenes,
que ahoga el eco, que sopla fuerte sobre la arena
y se lleva huellas sobre su lomo.
El tiempo te trajo aquí
Te sentó entre mis rodillas
Trajo tu pelo rubio
Tu cristalina piel
Tu tacto amable
El adorable olor de tu ternura
Tu voz de agua
El tiempo nos mira lento
Me lee contigo
Toma nota
Guarda estos versos
en su cartera
para mostrartelos
mañana.
Así
corazón mio,
estaremos juntos
sin su permiso
cada minuto de cada hora
cada hora de cada día
cada día de cada mes
cada mes de cada año
y cada año de tu vida
 
AMAYA MARTIN

martes, 21 de marzo de 2017

Me enfado a veces

Me enfado a veces
contigo
porque no dices
lo que yo pienso
o porque no piensas ...
lo que yo digo
Pero entonces
de repente
leo un poema tuyo
que es como coger
un puñado de sangre
Y me mancho de ti
hasta las cejas
 
Amaya Martin

domingo, 19 de marzo de 2017

Perdón

Estoy aquí
Perdón
Me margine por un rato
Pero no me juzgues mal
No huyo de ti...
De veras
que no me escondo
Es tan sólo
este camino hacia mi
Este país
solo mio
que no coincide nunca
con el de otros
 
Amaya Martin

jueves, 16 de marzo de 2017

De todo

Ven
Siéntate conmigo en esta esquina del sofá.
Vamos a aprovechar este trozo de noche
con grillos al fondo que nos han dejado.
Vamos a mirarnos a conciencia...
Vamos a volver a mirarnos como aquella vez
¿Recuerdas?
Como aquella vez esperando el ascensor,
aquella vez que dejaste caer
con elegancia
tus gafas de sol y desnudaste
por primera vez ante mi tus ojos.
Como temblaba
¡Dios! ¡Como temblaba!
¡ Como una cría de quince años!
Pero no, no era yo
Fue el mundo
Fue la tierra misma que se estremeció,
consciente,
como yo, de que eras tú
¡de que eras tú! ,
de que me habías encontrado
y nunca más te marcharías.
Ha pasado el tiempo,
mucho tiempo,
y sin embargo,
sigues abriendo el suelo
cada vez que me miras.
Por eso robo estos minutos,
por eso miento y digo a todos
que subo enseguida a acostarme
Por eso busco cualquier excusa
para que te sientes a mi lado
Soy capaz de todo,
de todo,
para que me mires
 
AMAYA MARTIN

lunes, 13 de marzo de 2017

Como sea...( el día después, a las víctimas de la masacre de Niza )

 Tengo que coserme la esperanza
como sea
Necesito recoger las tripas del suelo, ...
Ordenarlas aprisa, cerrarme
como sea
la barriga
Hay que hacer limpieza
Ordenar la casa
Levantar la alfombra por una esquina y guardarle ,
como sea
(cada vez cabe peor)
la mierda debajo
Que no se note que es de noche todavía
Preparemos el café,
abramos de par en par las ventanas,
reguemos los geranios,
echémonos litros y litros de colonia barata
y carmín en la risa y las mejillas
Saludemos, riamos, compremos el periódico,
quedemos para unas copas
¡No pasa nada!
Hay que poner el despertador
Hay que pasar la página
Hay que seguir viviendo
(O muriendo ¿Qué mas da?)
lo que reste
como sea
Amaya Martin

sábado, 11 de marzo de 2017

Una muñeca ( sola) sobre el asfalto

 
Por cada niño que matan,
( Cada muñeca sola,
cada pelota de beisbol, ...
cada chanclita rosa
abandonada
sobre el asfalto )
se muere el mundo
y se remuere
un millón de veces
Por cada niño que matan
hay un hombre, una mujer menos
y los que quedamos
somos menos mujer y menos hombre,
y menos gente y menos todo
y vamos menguando y remenguando
hasta no ser nada
(seamos quienes seamos
y estemos donde estemos )
Por cada niño que matan hay un millon de viejos
que se lamentan
sinceramente
de no haberse muerto antes
y hay otros niños que nunca nacen
y una palabra oportuna, quizás un gesto ya abortado
que hubiese evitado una guerra
en algún momento , en algún sitio
¿O quien sabe?
Quizas un tratamiento ,una medicina ,
una vacuna para algo mortal o incurable
que nunca será descubierto
En cada niño que matan
caen a tierra
heridas de muerte
todas las palomas de los parques
y se secan todas las fuentes,
y se abren todas las tierras,
y se caen todos los soles ,
y enloquecen todos los aires
y se enojan todos los dioses
y se cierran todos los cielos
¿¿¿Y que nos queda
salvo mirarle???
Mirar despacio
nuestro niño muerto
Mirarle atónitos ,
¡paralizados !
mientras morimos
y remorimos
como disimulando
poquito a poco
(también nosotros
igual que el mundo)
¡¡¡un millón de veces!!!
 
Amaya Martin

14-07-16

jueves, 9 de marzo de 2017

Este techo

 
Este techo u otro
Cualquier techo que te pueda tener a ti
y a ellos debajo...
Eso y solo eso es nuestra casa:
Techo y suelo
Y si me apuras ventanas
No hay paredes, nunca las hubo
en nuestra casa
Quizás por eso crece sin parar
y nunca, nunca
nos falta sitio
 
Amaya Martin

miércoles, 8 de marzo de 2017

COMPROMISO: 8 DE MARZO ...Y TODOS LOS DIAS DE CUALQUIER AÑO

 

Yo, nacida MUJER,
por obra y gracia del universo,
me acepto como soy
y en lo que soy:
Un ser divino y humano
ni más ni menos
perfecto que otro nacido
bajo distinto sexo

…Y prometo serme fiel
con todas las consecuencias
desde mi instante cero…,
envuelta en luz…si se me ofrece,
descalza y ciega …si es preciso,
con tu plácito o tu rechazo,
con tu ayuda o tu zancadilla

…Y así amarme y respetarme,
sea contigo…o sobre ti,
todos los días de mi vida

…y es por esto que también…
 
Me comprometo
a no ceñirme a tu talle
como guía,
a no hablar en tu lenguaje,
a no vestir el vestido que tú elijas,
a ser Señora sin tu nombre,
a ser mi Dios ,
mi bastión, mi único juez,
a declarar mi primavera
en anarquía,
a defender a dentelladas
de cada niña…su crisálida,
de cada mujer…sus alas..
aunque me cueste las mías
 
…y a devolver cada golpe,
cada impulso mutilado,
cada boicot, cada insulto…
con interés elevado
a la enésima potencia
 
…hasta que entiendas
un día
 
que no estoy hecha a tu imagen,
que nunca fui tu costilla,
que yo valgo mi valor
sin que tú puedas tasarlo,
que seré quien quiera ser
y llegaré donde quiera
porque…¡Sí! :
¡El mundo es mío!
o es tan mío…
como tuyo…
 
Amaya Martín


 

domingo, 5 de marzo de 2017

Me prefiero sola

Me prefiero sola.
Prefiero
de verdad
ocupar menos.
Pesar menos incluso...
Me prefiero sola ,
abierta a mi soledad,
entregada a mi soledad
con las manos atadas,
casi casi devastada por mi soledad,
dolorosamente sola
como una espiga altiva
en un campo yermo,
como se quedan tras el entierro
los muertos, como respira
el silencio cuando asustado
asoma la nariz entre los gritos
Me prefiero sola ,
rotunda en mi soledad,
intransigente, despiadada,
infatigable, desesperadamente
sola.
Sola hasta decir basta,
Sola hasta sentir temor
de ser menos que uno
Me prefiero sola a difuminarme,
a dejarme borrar por capas,
Me prefiero sola a desteñirme,
a diluirme en el confort
de ser como son otros.
Me prefiero sola a verme amputada
en grupo, a verme ordenada en fila,
a llevar en la solapa un codigo de barras
Me prefiero sola
aunque tiemble a veces de frio
y busque en la tierra un agujero
que me trague con disimulo
Me prefiero sola
aunque me mire mal
y me trate peor
el mundo
o se me extiendan los días
como un camino
empedrado de incomprensión y rechazo
Me prefiero sola
pero LIBRE
Me prefiero sola
pero YO
Me prefiero sola
a comprarte
poniéndome
en venta
 
A.M.

viernes, 3 de marzo de 2017

Nos va quedando

Nos va quedando poco espacio
para nuestra paz.
Todo el aire suena en estos días
extraño.
Me pesa el reloj...
Lo olvido con facilidad junto al móvil
en cualquier sitio
De pequeña me enseñaron que el mundo
es grande.
Debe ser verdad porque cada dia descubro
que me sobra otro trozo
y no hago mas que recortar :
Ya voy por nuestro dormitorio
Y a este paso
todo se va a reducir
a tus brazos
 
Amaya Martin

miércoles, 1 de marzo de 2017

Zona Zero

 
Es difícil saber qué nos va quedando
(Exactamente)
de nosotros mismos ...
¿Desde cuando no te reconozco
y no me reconoces?
¿Cuando empezó esta música pagana,
este castigo de Sísifo, este baile
de máscaras contritas?
Te miro desde el fondo del mar ,
mansa y deshojada, como la sangre
de un muerto
Te cuento que hoy
no me quedan fuerzas
para coserle las venas

a este viejo cordón umbilical
¡tan tenso ya , tan podrido!
Pero no le eches la culpa al mar...
Del mar vinimos
Y fue el mar quien me trajo a tu costado
Quizás sea mejor crecer
o saber que crecimos
Mirarse hondo sin tirar telones
entre tus ojos y los míos
Mirarse abiertos
y asumirnos otros, y arrojarnos
del pedestal, y demolernos
con las manos
Quizás sea mejor una zona Zero
y no pensarse en mañana,
Sencillamente
( al menos por esta noche)
rendirse al sueño
 
Amaya Martín

martes, 28 de febrero de 2017

Entonces sí..

Y será verdad que me sigue alguien
Que me he posado en la esperanza tibia
de algunas manos cruzadas
y las he despertado dulcemente
¡agitándolas!...

Es posible que sea así,
que nade en los ojos de otro sin yo saberlo,
que haya revuelto algún cabello excesivamente peinado,
que haya encendido la mecha de algunos pasos
¿Y entonces?
Entonces sí,
Valdrá la pena cada charco de sangre
que dejé en el camino
y cada amanecer
podrido
al que le abrí
con rabia
las entrañas
 
A.M.

domingo, 26 de febrero de 2017

No sé qué


Hoy amanecí filosófica. ..
Será quizá esta esclava prisa
Este monótono quehacer...
Los 280 km sin aire
que cada día devoro...
Será quizá que perdí el poder
de abrazar cuanto deseo
lo que más amo
Será saber
que no llego a todo
por más que quiera
Será sentir
que me partí por la mitad
y no caminan juntos
el corazón y la cabeza ...
Será un grito,
un mensaje,
una señal inequivoca
de que algo ,
no sé qué,
estoy haciendo mal
Y de que algo
no sé cómo
debe ser distinto
 
Amaya Martín

sábado, 25 de febrero de 2017

Hoy

Hoy
Ahora
Este rincón del sofá
Este mapa del futuro
Este café de dioses que me has preparado
La libertad, la libertad absoluta

que me contempla entre asustada y envidiosa
desde la ventana
(Acaso alguien le dijo que soy
más libre que ella,
o más valiente, o más loca)
Hoy
Ahora
Y Gorka y Adriana
Y Gorka y Adriana
¡¡Y Gorka!!! ¡¡y Adriana!!!
Todo lo demás
es
Mar
y navegamos

 
Amaya Martin

jueves, 23 de febrero de 2017

De noche

Es de noche
 ¡Que miedo da el silencio!
¿Verdad?
El silencio es como un espejo
que nos devuelve desnudos
Es el mar donde se apagan todas la prisas,...
donde se ahogan
pataleando
todas las mentiras del mundo 
Hay quien huye del silencio mucho más
que de la palabra
Y es que el silencio tiene ojos
y puede aguantarte la mirada
hasta quemarse las pestañas
¡Ay que miedo del silencio!
De mi cuerpo aquí tan lejos del tuyo ,
de este suspiro hondo sin permiso,
de esos grillos que hablan a los lejos,
de la respiración tranquila de la ciudad al fondo.
Y que miedo
¡sobretodo!
de Dios dormido
 

martes, 21 de febrero de 2017

Ya no espero nada más

 
 
Hay personas que ya no espero
Instantes que ya no espero
Victorias que ya no espero
Sin embargo yo sigo viviendo aquí,
y vivo toda mi vida,...
y en mi puerta de tardes limpias hay siempre
dos sillas de anea, y un botijo de agua fresca,
y un silencio solo mío , y una palabra que ofrezco
y un jazminero que enreda su aroma por la reja
Yo no espero
nada más
sencillamente
porque estoy demasiado ocupada
viviendo
 
Amaya Martín
 

domingo, 19 de febrero de 2017

La soledad

Ayer vino la soledad a consulta
Se dejó caer a plomo en la silla
y me miro con esos ojos tan suyos
de tierno espanto
Tenía miedo de morir...
sin haber siquiera vivido un poco
Tenía miedo de si misma,
de su fragilidad única,
del eco de su propia voz que volvía
a cada palabra
triste y deshojado
Le pedí una placa de tórax que vino
como ella
vacía
Tambien un análisis de sangre
que tampoco aclaro nada
Hubo un momento incluso
en que no supe como aliviarla
Ella debió darse cuenta
porque abrió aún más
los ojos
y dejo caer
dos lágrimas negras
 
Amaya Martin

jueves, 16 de febrero de 2017

Diecisiete de Septiembre

 
Hoy es tu Santo,
Adriana,
y se impone...
Cariño mio,
una conversación
de chicas
Se supone que debo enseñarte
de que va esto de la vida
Orientarte, acompañar tus pasos,
empujarte con un ala
y cubrirte con la otra
para que no pases frío
Debo contarte cuanto antes
(para evitarte sorpresas )
como es el mundo y la gente,
como debes comportarte
contigo misma
y con el resto
Y sin embargo
Amor mio
ahora que estamos aquí
tú y yo
frente a frente
y que te cuelas por mis ojos
como un jazmin
cubierto de rocio
siento que no,
que no soy yo
quien tiene algo que decirte
Y que eres tú
y solo tú
esa lección que aún
no he aprendido
 
Amaya Martin

martes, 14 de febrero de 2017

Te necesito

A Azpeitia


Yo necesito tu pecho, tus brazos.
Como el aire ¡te necesito!
No es la palabra, siempre acertada,
ni la estrategia que cada dia planteamos
para ganar la guerra.
Ni tan siquiera es tu paso
imprescindible...
junto al mio.
Es algo mas primitivo,
más animal
maá autentico que todo eso.
Es tu olor.
Tu tacto.
Nuestro nido
- ¡Solo nuestro!-
bajo las sábanas
El calor de tus piernas
fuertes 
enredadas en las mías.
Es saberte pegado a mi,
atado a mi, 
respirando sosiego cuando el mundo
ya se dió por vencido y apagó
sus luces de neon
y algunos sueños.

 

Amaya

 

domingo, 12 de febrero de 2017

Este tiempo

 
Este tiempo
que cae pesado
y monótono
como una lluvia sorda
sobre los hombros...
Este tiempo
de nubes encogidas
que esparcen su temblor
sobre las calles
adornadas de sombreros
e ideas muertas en las bocas
Este tiempo
que arrastra cuerpos de niño
como hojas secas de Otoño
hasta dejarlos meciéndose
en cualquier playa maldita
olvidada de los hombres.
Este tiempo
que nos lleva
a duras penas en su lomo
como un castigo de Sisifo,
que pierde el tiempo
-y lo sabe-
cada día con nosotros
a veces
sufre de amnesia
y se olvida de quienes somos
Entonces se pone firme
estira el brazo
y nos da un golpe fuerte
en la espalda
a ver si hay suerte
y andamos
 
Amaya Martin

miércoles, 8 de febrero de 2017

Nuestra casa

 


Porque Dios nos bendijo
presiden nuestra mesa
Gorka y Adriana
La vida salta de estación en estación
cambia sus nombres y sus rostros
con los años
Y sin embargo
Amor
a las personas
nada las cambia
Sigue el miedo presidiendo las reuniones
Dirigiendo los destinos de los muertos
que no saben que lo están
y quieren matarnos a todos
 con su ignorancia
Sigue el miedo abortando niños y domando viejos,
escribiendo con mano de hierro
sus estupidas leyes
en el aire envenenado de las ciudades
Pareciera nos gusta ser esclavos
Pareciera ser delito elegir por uno mismo
y pensar
y sentir
y actuar
fuera de la manada
¿Pero qué importa amor
si es fuera que está lloviendo?
¿Si es fuera que van todos ciegos
chocando sus paraguas y saltando charcos ?
¿Qué importa si tu y yo
y ellos dos
somos nuestra casa ?
 
Amaya Martin

martes, 7 de febrero de 2017

Cinco de Julio

 


Dicen que os parí un cinco de julio
pero no es verdad
porque fui yo quien ese día...
nació de vosotros
Y desde entonces sólo veo niños
donde otros ven
mujeres y hombres
Niños que van a la oficina,
Niños que hacen fila
en la cola del paro
Niños decididos como flechas
Niños timidos escondidos del mundo
Niños con los que juega la vida
Niños que se la juegan a todos
Niños que dirigen países
Niños que duermen entre cartones
Niños que arrollan y matan
Niños que portan la esperanza
como cuencos de luz
en sus manos
Niños...
Solo niños....
Veo niños que son
(como vosotros para mi)
todo
para sus madres
Y he aprendido a perdonar
como se perdona a un niño
confiando en el mañana
He aprendido a comprender
y a tolerar
He aprendido
en suma
a Amar
como nunca amé
a cada niño que descubro
con estos ojos nuevos
que me pusisteis vosotros
 
Amaya Martin

domingo, 5 de febrero de 2017

La lágrima

 
 
Sin que supieras,
amor,
sin que supieras...
te hice mío en una lágrima.

Dormías profundo,
vencido a mi,
ajeno a todo en nuestro paréntesis.

En un nada, un parpadeo,
se trocó en agua
tu imagen...

Cayo sola,
tímida y palpitante...
como un rubí de certezas
que te debiera hace tiempo
mi ternura más oculta.

Y a su "plaf"
como en un cuento
han despertado tus ojos.

-Duerme, amor, no pasa nada...
Es tan solo...que te quiero...-


Amaya Martín

viernes, 28 de octubre de 2016

Antes de ti

Creemos que pertenecemos al tiempo que nos pario
o la tierra que pisamos
pero no es verdad
Nada es verdad antes de ti
Aquellas horas ,días ,años
no fueron más que un sueño lento...

Un camino que creí
(Demasiadas veces
Cuando aún ni siquiera te intuia)
Algo inútil
Por eso lo recuerdo así
Entre nubes estúpidas
Que coquetean absurdas su desgana
De ahí que haya perdido tantos y tantos
nombres en el camino
Tantas palabras, tantos gestos
Tantas caras
No hubo nada , lo que se dice nada ,
solo humo, pasatiempo, falacia
Y una prisa voraz que me ahogaba la camisa y no llevaba
a ningún sitio
y otro nada.
Pero entonces
Llegaste
Tu
Y me trajiste
Contigo
Y hoy que me duelen los huesos
Que tengo ardor tras las comidas
Que me tengo que teñir el pelo
Que me canso mucho antes y que digo casi siempre lo que pienso
Y me importa un bledo
Lo que piensen otros
Hoy
Mírame!
Soy más feliz
que nunca


Amaya Martin

viernes, 16 de octubre de 2015

Diecisiete de Octubre

 
 
Diecisiete de Octubre
y otra vez
tu cumpleaños

 Aquí estoy,
vestida para la ocasión,
con todos los poemas que fueron cayendo

como frutas maduras de amor
de tus manos,
con todos los besos
-siempre nuevos-
con que me quitaste el frío 
en las horas de infierno

Supongo que hay días
como nubes
 rápidas
que nos cruzan la frente así,
en la duda de ser oportunas
y pidiendo perdón
por visitarnos,
aún a sabiendas de que llevan
más luces que lutos
en sus entrañas

 Supongo tambien que es normal
conjugar en su presencia
la sonrisa y la lagrima
Mirarse despacio la fatiga
 y más despacio aún
el rostro,
buscando quién sabe qué surcos
 chivatos
como medallas de guerra
obligadas
 
Es un año más
que se nos abre generoso.
Una nueva alfombra persa
en la que sentarnos
y chasquear fuerte los dedos
para que levante el vuelo.

 Diecisiete de octubre
y aquí estoy,
rebañando con el dedo
la redondez de tu tarta,
enfriando el vino
con que voy a celebrarte.

Aquí estoy,
temblando de entusiasmo,
a punto de explotar
en un millón de astros
como si fuese yo
quien va a traerte al mundo
de un momento
a otro.

 Aquí estoy
amor,
¡ Amor!
esperándome
en
tus
 brazos
 
 
Amaya Martín


 

jueves, 8 de octubre de 2015

La semilla

Yo
estuve
alli,
esperando que un destello,
distraido,
de tus ojos,
me mirase a bocajarro
No habría  pasado nada.
El mundo hubiese seguido igual,
arrastrando los talones con su rostro habitual
de fatiga
y las rutinas de todos sobre la espalda
Y sin embargo,
ese destello-nada
que no precisa mas que un segundo
y unos gramos de valentía
hubiera sido la semilla
necesaria

Amaya Martin. 

lunes, 5 de octubre de 2015

Nunca olvides

Nunca olvides que no olvido,
que yo también tengo dentro
mi cuarto trastero
con un baúl de madera caliente
solo de acariciarlo...

cuando acudo,
clandestina y sigilosa ,
a rogarle me guarde
otra nostalgia
 
 
Amaya Martín

martes, 23 de junio de 2015

EL MAR EN MADRID



Estoy bien,
mejor que nunca,
aunque la vida me muerda...

de cuando en cuando
Estoy bien tal como soy
¿No te parece increíble?
- ¡Cuánto dolor en las costillas!
¡Cuánto saltar ( mal) los charcos!
¡ Cuanto perdón a mis torpezas
para poder amarme
como me amo hoy,
con los brazos tan abiertos
que podría abrazar al mundo,
con la cara completamente limpia
de maquillaje!
Estoy bien
aquí sentada,
con las piernas “ a lo indio”
con la falda bien revuelta
y estas canas "enteradas" que le robé
a cada dolor
que fue necesario
Estoy bien,
¡Mejor que nunca!
en esta orilla del tiempo
donde te escribo
Aprendí a bailar el vals
sin romperme los tacones
y despeinándome lo justo
Y hoy ya ves, 
Hoy ¡Ni me quejo!
Luzco hermosa los zurcidos,
los vestidos que me quedan
y esta corona de dudas
y este perfume a nostalgia
que me dejó el pasado
Hoy ya ves,
aún te recuerdo
mirando el mar en Madrid,
tan redonda en tus creencias,
con esas maletas hechas
en tus ojos caramelo,
tan lejos de mi y tan cerca
como si hubiese sido ayer
que compartiéramos el vino
y aquella ración de sueños
incomprensibles para otros
Sabes bien
-como yo sé-
que tú también
me echaste de menos
Y es que es difícil hallar
otro loco
en sintonía
con quien poder suicidarnos

Amaya Martin

 

jueves, 2 de abril de 2015

POR TI

Por ti mañana es hoy de nuevo
Por ti ( Y por esta vez y por todas las veces que te hagan falta):
No voy a morir ni a dejar que me maten
No moriré, muy al contrario:
Voy a buscar y a encontrar la fe justo allí donde me la han robado

Voy a sacar las fuerzas del mismo centro de mis entrañas pisoteadas
Despertaré esa inteligencia “ tan de la vida” (que nunca tuve)
para salir contigo de ésta
Te lo juro por esa sangre , por esa piel, por ese latido a dúo
que compartimos
Te lo juro porque soy tu madre
y de mi cuenta corre que tu sonrisa sobreviva eterna
  a la miseria de este mundo,
que podamos seguir bailando apretaditos cada luna
el “ vals de los besos”
Sé muy bien que vino el caos y nos tiró la puerta abajo
pero no importa, mi vida:
El muy tonto no sabía que tú estabas dentro,
que me protegen tus ojos,
que ya no puedo caer por muerte súbita,
porque tú
eres
mi
marcapasos
 
Amaya Martín ( Tu madre)

domingo, 29 de marzo de 2015

Mientras la ciudad mira a otra parte



No me encuentro
pero ¿Qué importa?
No me encontraba ya entonces;
cuando aún era más grave no saber
de uno mismo,
porque de aquellos dias solo me queda un horizonte
(inalcanzable)
de gritos infantiles sin orden ni concierto
Yo no era más que unos calcetines a media pierna mal subidos,
un jadeo entrecortado silbando las esquinas
de una calleja retorcida
del casco antiguo,
unas mejillas preñadas de una vida que nunca alcancé
a parir por completo
Soñaba con hacerme grande,
como si el tamaño pudiera espantar la soledad
de algún modo, darme la contraseña del mundo
Soñaba con otra mano, húmeda y pequeñita,
que al estrechar la mía se llevara el miedo
Era poco o mejor dicho;
poco importante,
así y todo
¡ como deseé en ocasiones haber sido aún menos!
preferiblemente invisible.
Ahorrarme la tristeza de crecer
sin haber cumplido los años necesarios
Pero no escogemos los caminos
que han de enseñarnos
Muy al contrario,
quizás sean ellos los que se hacen
con nosotros,
mientras la gente buena
duerme
y la ciudad
mira a otra parte
 
Amaya Martin