sábado, 30 de julio de 2011

Tierra yerma



No!
No se me puede pedir
que me ate sin más
a las piedras del tiempo,
que me trague sin rechistar
las pepitas del veneno,
que hipoteque el hoy,
que venda el mañana
para pagar un ayer añejo,
..y su aroma a podrido,
y su agua estancada
que ya no mueve molino

No!
No se me puede pedir
que sacrifique al niño
de la esperanza,
que desangre sus manos abiertas,
su corazón a estrenar
sobre el altar
del dios de la venganza.

No!
Que no me esperen despiertos
los de las cuentas pendientes,
los de los ojos marchitos,
los del latido de hiel,
los de la fusta de hierro

No!
Me niego a vivir las furias
de los que liban rencores

Me declaro tierra yerma
hasta el día en que yo elija
recibir en mis entrañas
las semillas del futuro


Amaya Martín

6 comentarios:

Marisa dijo...

No,no se puede vivir estancado
en las aguas del olvido
la vida merece ser vivida
como manantial que corre
regando la tierra yerma
para después sembrar en ella la esperanza del futuro.

Qué gran poema Anaya.

Abrazos y besos

azpeitia dijo...

Una reflexión convertida en una hermosa poesía, llena de fuerza y vigor como todas las tuyas...un beso desde azpeitia

Ananda Nilayán dijo...

Yo aplaudo esta tierra yerma porque nadie puede obligar ni imponer.
Esta tierra yerma,fuerte y poderosa, se nutrirá cuando decida y amparará los futuros que elija.
Un gran poema, Amaya.

Besos

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¡¡No!! Nunca debemos estancarnos, seguir adelante siempre como aquellos que nos precedieron en una lucha constante, llevando por bandera, un poema.
Preciosa letra, besos

misántropo dijo...

Nunca serás tierra yerma
alimentan tus brotes tiernos
en lo más crudo del invierno
la musa de este alma enferma.

Me quito el sombrero

Emilio dijo...

Negaciones llenas de verdades, amiga Amaya.

Un poema con mucha fuerza y una espléndida estrofa final.

Abrazos.