lunes, 21 de noviembre de 2011

Yo confieso..

Yo confieso..
ante mi dios Libertad,
…y ante vosotros hermanos
...
de corazón y palabra...
que he pecado mucho y bien
que pequé con devoción,

..y que nunca fuí venial
en mi decir a la cara
las verdades del barquero
a quien quisiera escucharlas

Yo confieso..que es mi culpa,
que es mi culpa...¡mi gran culpa..!
que es por mi culpa sin más..
que más de una vez se haya abierto
nuestra Caja de Pandora..
que se escaparan las voces
que removieron las tripas
que despertaron conciencias,
que le enseñaron a alguien
que es sentir..vergüenza ajena

Yo confieso...sin pudor,
con la gotas de la risa
salpicándome la cara
..ante mi dios Libertad
y ante vosotros hermanos
de corazón y palabra...

..que hoy por hoy
sigo pecando..
de pensamiento y accion,
¡que naci para el pecado!
  para pecar como fuera..
..que no fuera de omisión

...Y que a pesar del Calvario,
de las cortinas rasgadas,
del vinagre en las heridas
de la lanza en el costado..

ni mi pecho,ni mi verbo,
ni mi fuego...,ni mi sexo..,
ni la sangre de mis grietas...,
..ni tan siquiera la fe
que quedó entre los escombros,
pueden decir.."me arrepiento…"





Amaya Martín


miércoles, 9 de noviembre de 2011

En este Otoño

En este Otoño de Inviernos
en que sobran las certezas
que quisimos no tener..
en que una escarcha traidora
nos atacó por la espalda
deteniéndonos en seco
y congeló el latido,
y nos caló los huesos..
con su nieve blanca


En Este otoño de inviernos
de manillas de reloj sin marcha atrás
en que tan solo hay lugar
para las frentes altas...
y los pechos al aire...
y las bocas abiertas...
que prefieren dar sus pasos
sobre los campos minados
a vivir en la agonía
de una muerte programada,
en su inconsciencia feliz
de una anestesia pactada

En este otoño de inviernos
lloro hojas de impotencia
y de lucha sin cuartel...


Hojas parduzcas, verdosas..
de amargura y esperanza
caen del cielo como aves
y se posan a mis pies




Amaya Martín

Seguirán

Van a seguir...
  Le pese a quien le pese,
las vertebras unidas
en espiral al cielo
 
¡Van a seguir!
... y la médula indignada
de los hombres invisibles
sudará su libertad,
regará su lucha eterna
sobre la tierra agrietada
de los hombres de corbata,
de siniestra pacotilla
que se creyeron los dueños
de los destinos ajenos
 
Seguirán...
aunque no quieran,
  aunque les corten las alas,
  aunque coloquen mil cepos..
entre la agreste maleza
que tendrán que atravesar
para labrar su futuro..
 
Seguirán con paso firme,
con los cabellos mojados,
con el barro en los tobillos,
con las tripas retorcidas
por el hambre de justicia
 
¡ Seguirán…!
¿Qué duda cabe?
 
...y los gritos silenciados,
los pensamientos prohibidos,
la conductas censuradas
que hoy son agua desolada,
extraviada en las esquinas..
se tornarán en marea,
en marea de carne humana
que lo sale,
que lo cure,
que lo inunde todo
Amaya Martín

sábado, 5 de noviembre de 2011

Soledades


Hoy dijiste " soledad"..
El eco ,rotundo y seco,
llenó la sala
...y me miró tu palabra

desde las cuatro paredes
con amarga altanería...
como si hubiera en  tus labios,
 por vez primera,
nacido al mundo

La soledad...
es un armario sin puertas
que se abran por dentro,
un nido espinoso y redondo,
abandonado,
que muestra perplejas al cielo
sus ramas trenzadas

Si caminas  su camino
cuando llegues al final
descubrirás con sorpresa
que allí
tambien estás solo

..y la razón es sencilla..

De la soledad,
querido amigo...

De la soledad..
      venimos todos.
 

Amaya Martín