sábado, 15 de septiembre de 2012

..y ésta soy yo..




Y si no fuera por mi..,
por estas cuatro paredes dobles

de  carne y cemento
me habría perdido en el aire

como la bala que soy
silbándome en kamikaze..

 
..y es verdad que sigo aquí...
(¡felicítenme por ello!)

es verdad que muero aquí..
mientras parece que vivo
transpirando las rutinas

de esta ciudad condenada,

Es verdad que son mis pies
y sus lenguas insaciables

lo que conmueve y escarba
sobre  tierra prometida

 
Es verdad…
llegué conmigo

aligerando equipaje..
taponando algunos bronquios,

colapsando algunas venas..

 
y es posible..
( no se choquen)

Es posible ..y aún probable

que haya un tonto ¿Cómo no?

( Nunca nos falta esa especie)
que se atreva a envidiarme

 
..y sin embargo..me extraño,
Oigan bien:

¡Me echo en falta!

Busco y rebusco mis pecas,

mis miradas sin pestañas
Me rebusco..y me araño

en los grafittis de tunel,
en la escalera de gritos,

en el olor a cocido

de aquellas  dos de la tarde..
en la amargura tendida

de los patios vecinales

 
Es por eso
que les ruego

que si me ven por ahí

no se lo piensen dos veces..
y me avisen

de inmediato

 
Amaya Martín

 


jueves, 23 de febrero de 2012

La ostra


Hoy necesito de ti,
de tu abrazo,
que te abras como una ostra gigante
y alojes mi barro.

Este instante en que no existo
porque me escapé de lo visible
es simplemente perfecto

Protégeme de todo en tu matriz
En la paz de su sangre
está mi alimento

Hazme perla en tu calor
Yo me quedo entre tus valvas
el tiempo que haga falta

Así,
acunada en ti,
feto en gestación
cuerpo de tu cuerpo
quizás tome la forma correcta

..y al salir por fin
en ese parto a la luz
que llaman vida
pueda entender sus misterios..

y sea mi piel
de blanco nácar
tan dura
como el acero

Amaya Martín

lunes, 20 de febrero de 2012

El abuelo


Era de ojos verdes
de postura enhiesta

Llevaba chaleco
bastón y sombrero
y un pañuelo al cuello
de franela o seda

Cruzaba la calle
más ancho que largo,
la mirada en alto,
los pies en la tierra

Iba haciendo ojo
entre las abuelas..
cosa que ponía
a mi abuela negra

Hace ocho años
que ya no me espera
como hacía siempre
con la puerta abierta..,
las mejillas rojas,
el puro en la boca,
la sonrisa puesta

Se marchó un mal día
un mal día de invierno
de aquella mi tierra
cuando estaba lejos,
tan lejos de él,
de mi tierra amada
de su luz serena

Caballero noble
con más Don que Din..
lo pagaba todo
y no pudo en cambio
pagarse su entierro

De música y libros,
del hombre y su esencia
sabía bastante
y a pesar de ello
nunca le escuché
  mal decir de nadie

Hoy estás conmigo
¡Sangre de mi sangre!

..Y no andarán mis pasos
entre los cipreses
hasta que un buen día
mis pasos se marchen

Haremos camino
sin mediar palabra,
así como antes

Y será el calor
de tu mano amable
..y será el color
de tus ojos verdes,
verdes esperanza
lo que me recuerde
..que ya estoy en casa


Amaya Martín

Cabaret



Suenan procaces las notas
al vaivén de las cinturas
que se entregan a los focos
lascivos de un Viernes noche


Paso adelante y atrás
de unos dedos enguantados
de pasión de viejo barrio
en las teclas de un  piano


Entre luces y plumajes
la que es vedettte principal
choca entre si sus rodillas


Paso adelante y atrás
con la propuesta enfundada
en las medias de rejilla..
y una caída brutal
en el vértigo azabache
de sus pestañas rizadas
corta el aire a los pulmones
que están en primera fila


Un golpe más de claqué
como sutil desenlace
que insinúa una ocasión
sin dueños hasta ese instante
deja el ambiente en suspenso..


Arcoiris de colores
en el humo de un local
que llaman “ de mala muerte”,
que sirve para olvidar
cuando olvidar no es posible
por más que el wisky lo intente


Amaya Martín

jueves, 26 de enero de 2012

La hoguera


Un día,
tú y yo podremos avanzar sin espalda.
No necesitaremos del giro,
no será preciso comprobar que dejamos atrás otros días
para seguir adelante
 
Ese día,
no existirá el pegamento para los labios,
ni las gafas oscuras para los rayos ultravioletas de la verdad
que tanto molestan


Reducidos a polvo todos los muros
quemaremos en la hoguera de lo absurdo nuestras ropas.
La desnudez será signo inequívoco de autenticidad y limpieza.
La piel no será frontera sino puerta abierta,
y los ojos más que ojos serán lenguas
que en las miradas se enlacen y se digan todo


Claro ante todos
que somos un todo indisoluble de partes todas necesarias
desterraremos para siempre la necesidad de crear propiedades,
de establecer vínculos que vayan más allá
de lo que dicta la naturaleza


..y en nuestra libertad,
en nuestro no ser dueños más que del aire
y de nosotros mismos y lo que nos une
cavaremos hondo en la tierra
hondo, muy hondo..
hasta alcanzar su centro
Podremos enterrar entonces y fundir por completo
en su magma todos los desencuentros
que fue creando el hombre enfermo de egoísmo
a través de los siglos


Después,
Cuando se extinga el humo de nuestra hoguera
y no quede más que el hollín
como laurel de victoria sobre las frentes..


Tú y yo..
Seguiremos adelante
como teníamos previsto
sintiendo que no hay espalda
ni necesidad alguna
de girar la cabeza

Amaya Martín

lunes, 23 de enero de 2012

Nacer de nuevo


Si trenzara los pasos nuevamente
volvería a apostar por los que me fallaron
volvería a llorar con el dolor de aquellos
a los que haciendo bien me hicieron daño
 

Si tuviera otra vez que abrirme el pecho
en canal y para ti como hice antaño
aún sabiendo que le espera la interperie
lo abriría de un solo golpe, sin dudarlo


Si pudiera elegir donde nacer
nacería otra vez en grieta seca
como hierba salvaje de mis campos
 

Buscaría las huellas que dejé
Seguiría de nuevo tu vereda
 Viviría a la sombra de tu árbol


Amaya Martín


miércoles, 11 de enero de 2012

Ven


Ven!
Enrédame entre tus algas
Hazme muñeca de sal
en las yemas de tus dedos,
Hoy  tenemos luna llena
y puedes chocar en mis rocas
No necesitas permiso
Haremos besos de espuma
al compás de la marea
Cabalgaré entre tus olas
Me arrastrará tu corriente
hasta el fondo de tu cuerpo
Quiero que tomes mi arena,
que me lleves mar adentro
más allá del infinito
donde las aguas se tumban
sobre la orilla del cielo
  Hoy es día de resaca
y si vienes
voy contigo

Amaya

Tus ojos





Hoy que parece que muero,
que me derramo en cenizas
que se va a llevar el viento..

Hoy que huelo a crudo invierno
...
y los pájaros me huyen..
por que no les agüe el trino

Hoy que he perdido el naranja..
y me dudan las pisadas..
..y no me encuentra el espejo
..y por más que grito y sangro
no me trae mi voz el eco..

He vuelto el rostro hacia ti..
y una luz nueva se ha hecho

¿Que es lo que tienen tus ojos,
dime amor,
que cuando en ellos me quedo
se marchan todos mis miedos?

Y vuelvo a nacer en ti..
y vuelvo a creer en mí,
y en Dios.., y en el mañana
y por creer, ya me ves..
por creer ¡que no se diga!
vuelvo a creer en el hombre

Tanto es el fuego y la fe,
tanta la fuerza y la vida..
con que me inunda el caudal
de ese Cantábrico inmenso
que brota azul de tus ojos

Amaya