jueves, 26 de enero de 2012

La hoguera


Un día,
tú y yo podremos avanzar sin espalda.
No necesitaremos del giro,
no será preciso comprobar que dejamos atrás otros días
para seguir adelante
 
Ese día,
no existirá el pegamento para los labios,
ni las gafas oscuras para los rayos ultravioletas de la verdad
que tanto molestan


Reducidos a polvo todos los muros
quemaremos en la hoguera de lo absurdo nuestras ropas.
La desnudez será signo inequívoco de autenticidad y limpieza.
La piel no será frontera sino puerta abierta,
y los ojos más que ojos serán lenguas
que en las miradas se enlacen y se digan todo


Claro ante todos
que somos un todo indisoluble de partes todas necesarias
desterraremos para siempre la necesidad de crear propiedades,
de establecer vínculos que vayan más allá
de lo que dicta la naturaleza


..y en nuestra libertad,
en nuestro no ser dueños más que del aire
y de nosotros mismos y lo que nos une
cavaremos hondo en la tierra
hondo, muy hondo..
hasta alcanzar su centro
Podremos enterrar entonces y fundir por completo
en su magma todos los desencuentros
que fue creando el hombre enfermo de egoísmo
a través de los siglos


Después,
Cuando se extinga el humo de nuestra hoguera
y no quede más que el hollín
como laurel de victoria sobre las frentes..


Tú y yo..
Seguiremos adelante
como teníamos previsto
sintiendo que no hay espalda
ni necesidad alguna
de girar la cabeza

Amaya Martín

lunes, 23 de enero de 2012

Nacer de nuevo


Si trenzara los pasos nuevamente
volvería a apostar por los que me fallaron
volvería a llorar con el dolor de aquellos
a los que haciendo bien me hicieron daño
 

Si tuviera otra vez que abrirme el pecho
en canal y para ti como hice antaño
aún sabiendo que le espera la interperie
lo abriría de un solo golpe, sin dudarlo


Si pudiera elegir donde nacer
nacería otra vez en grieta seca
como hierba salvaje de mis campos
 

Buscaría las huellas que dejé
Seguiría de nuevo tu vereda
 Viviría a la sombra de tu árbol


Amaya Martín


miércoles, 11 de enero de 2012

Ven


Ven!
Enrédame entre tus algas
Hazme muñeca de sal
en las yemas de tus dedos,
Hoy  tenemos luna llena
y puedes chocar en mis rocas
No necesitas permiso
Haremos besos de espuma
al compás de la marea
Cabalgaré entre tus olas
Me arrastrará tu corriente
hasta el fondo de tu cuerpo
Quiero que tomes mi arena,
que me lleves mar adentro
más allá del infinito
donde las aguas se tumban
sobre la orilla del cielo
  Hoy es día de resaca
y si vienes
voy contigo

Amaya

Tus ojos





Hoy que parece que muero,
que me derramo en cenizas
que se va a llevar el viento..

Hoy que huelo a crudo invierno
...
y los pájaros me huyen..
por que no les agüe el trino

Hoy que he perdido el naranja..
y me dudan las pisadas..
..y no me encuentra el espejo
..y por más que grito y sangro
no me trae mi voz el eco..

He vuelto el rostro hacia ti..
y una luz nueva se ha hecho

¿Que es lo que tienen tus ojos,
dime amor,
que cuando en ellos me quedo
se marchan todos mis miedos?

Y vuelvo a nacer en ti..
y vuelvo a creer en mí,
y en Dios.., y en el mañana
y por creer, ya me ves..
por creer ¡que no se diga!
vuelvo a creer en el hombre

Tanto es el fuego y la fe,
tanta la fuerza y la vida..
con que me inunda el caudal
de ese Cantábrico inmenso
que brota azul de tus ojos

Amaya