martes, 29 de enero de 2013

Quizás...


 
Quizás..
Solo quizás
un amago de caricia intangible
como brisa de niño de pecho..,
un levísimo, inaudible aleteo
de tu  torcida intención
enderezando mis costuras..
pudiera ser suficiente
para abrirme por completo..
y gota a gota
envenenarte
tierra adentro..

Afianzarme en la fisura,
hacerme eterna,
invencible,
implacable
hasta lo más profundo




Amaya Martín


 

7 comentarios:

Azpeitia Aleph dijo...

El veneno de la poesía, si se le puede llamar veneno, se mete muy adentro y aún más. al leerte palabra a palabra que se abrazan de una manera tremendamente fuerte y no te abandonan como tu dices de una manera implacable ya nunca...porque quedan ahí para siempre....un abrazo desde azpeitia (Me gusta mucho la modificación que has realizado de la página...)

andré de ártabro dijo...

De tu torcida intención enderezando mis costuras; pero que cosas mas lindas dices, así afianzándote en la fisura.
Que forma mas hermosa de expresar sentimientos hecho los más hermosos versos.
¡ Precioso!.
Besos.

Marcos Callau dijo...

Un gran poema, amiga Amaya. Enhorabuena. Es un placer pasar por aquí y encontrar estas palabras.

Narci M. Ventanas dijo...

A veces basta un verso, una caricia, una mirada, otras... ni el más afilado sable lograr agrietar nuestras corazas.

Bello poema.

Saludos

Igone Salabarria dijo...

Tienes unos poemas realmente bonitos, sin duda muy personales.
En mi blog suelo incluir poemas en las entradas y la verdad es que los tuyos me han gustado especialmente.
Con tu permiso me gustaría poder incluir alguno de vez en cuando en él, por supuesto siempre haciendo alusión a su autora.
Un saludo...

©Laura Caro dijo...

No perdamos la esperanza nunca, Amaya.

Un abrazo de luz.

Gilberto Cervantes dijo...

Tus versos son preciosos Amaya, y tu sensibilidad tal parece que no conoce el fin!!

Te dejo un beso y se feliz!