viernes, 22 de febrero de 2013

AUTODETERMINACION

 
 
No  se escribe porque sí
 
No  se fecunda el papel
con semen tibio y vulgar
 
No se condena  la tinta
a la perpetua del tedio
 
Siempre es  mejor
esperar
al vendaval parturiento,
 al labio negro de la muerte,
al rojo sangre batido,
al grito agudo de la espina
en los cristales de  invierno…
 
Siempre es mejor…
cavar foso,
comer vacío,  pintar opaco,
ceder centímetros al viento
 
Es preferible el  silencio
a  maldecir
un poema
 
 
Amaya Martín

5 comentarios:

andré de ártabro dijo...

¡mira tú,que me gusta tu poema!
que alimenta eso de comer vacío cuando la musa inspira unas letras.
Besos.

Manolo B log dijo...

Romperé ese silencio que recomiendas
para decirte que me ha encantado tu poema...

Marisa dijo...

Dí que sí,
cada poema es un latir
de la existencia.

Me ha encantado.

Un abrazo muy grande Amaya.

Marcos Callau dijo...

Muy bonito poema, Amaya. Me querdo con el final, es fabuloso. Mejor el silencio que maldecri un poema. Me ha encantado. Besos.

mia dijo...

Amaya y su poesía son mucha Amaya...
Mucha poesía...

Besos