domingo, 25 de enero de 2015

Horas

Hoy estuve en casa,
nuestra casa de otro tiempo que nos hizo como somos
Es curioso,  pero se leen aún tu nombre y el mío en las paredes
Es curioso, pero aún se te respira o se me respira, no sé,
o se respira lo nuestro
en las arrugas de la cama que dejé aposta deshecha
( ilusión de volver, supongo)
Sigues ahí, y seguimos
(sin haber puesto los pies durante más de un año)
en las toallas que envolvían nuestra ilusión recién lavada,
en esos folios despistados , con poemas incompletos
que olvidaste descortés  sobre la mesa
Los objetos
( recuerdos de nuestra vida que parecieran otrora inertes)
se esforzaron al tocarlos por esbozar una caricia
y te juro que la hicieron
Me preguntaron por ti, me pidieron:¡ Llámalo, quédate!
antes de cerrar( otra vez, una vez más)
la última maleta
¿ Recuerdas amor? ¿ Recuerdas?
Eran unas horas
de un color  y un calor intensos, horas de madera
en ese silencio compartido
privilegio tan solo
de los que se conocen y se aman sin límites,
Tus brazos me rodeaban
mi espalda dormía su confianza  adosada a tu pecho
Nos mecíamos así,  robándole el aire al aire 
en una  marea constante de cariño
y el  reloj  miraba cómplice a otro lado
Hoy esas horas extienden su sombra caliente
sobre nosotros
y este sabor agridulce pudriendo un corazón
enfermo de nostalgia
 
 
Amaya Martín.

4 comentarios:

Maria Isabel Q. dijo...

Excelente Amaya, emocionan tus versos.

Besitos

Flor

Azpeitia Aleph dijo...

Porque tú lo eres todo, lo más hermoso que nadie pueda imaginar. Quedo sumergido en tus versos hasta ahogarme de ternura que estremece hasta la última cuerda de mis sentimientos. Volveremos a esa casa la abriremos de par en par para que el aire todo lo inunde. Solo cabe decirte que te quiero con todas las fuerzas de mi entendimiento....un beso desde azpeitia

Marisa dijo...

Me quedo con estos versos:
"..Tus brazos me rodeaban, mi espalda dormía su confianza adosada a tu pecho.
Nos mecíamos así robándole el aire al aire.."

¡Una maravilla !

Un millón de besos para los cuatro.

delfin en libertad dijo...

Me ha encantado volver a leerte Un abrazo !