domingo, 5 de febrero de 2017

La lágrima

 
 
Sin que supieras,
amor,
sin que supieras...
te hice mío en una lágrima.

Dormías profundo,
vencido a mi,
ajeno a todo en nuestro paréntesis.

En un nada, un parpadeo,
se trocó en agua
tu imagen...

Cayo sola,
tímida y palpitante...
como un rubí de certezas
que te debiera hace tiempo
mi ternura más oculta.

Y a su "plaf"
como en un cuento
han despertado tus ojos.

-Duerme, amor, no pasa nada...
Es tan solo...que te quiero...-


Amaya Martín