domingo, 19 de febrero de 2017

La soledad

Ayer vino la soledad a consulta
Se dejó caer a plomo en la silla
y me miro con esos ojos tan suyos
de tierno espanto
Tenía miedo de morir...
sin haber siquiera vivido un poco
Tenía miedo de si misma,
de su fragilidad única,
del eco de su propia voz que volvía
a cada palabra
triste y deshojado
Le pedí una placa de tórax que vino
como ella
vacía
Tambien un análisis de sangre
que tampoco aclaro nada
Hubo un momento incluso
en que no supe como aliviarla
Ella debió darse cuenta
porque abrió aún más
los ojos
y dejo caer
dos lágrimas negras
 
Amaya Martin

No hay comentarios: