miércoles, 8 de febrero de 2017

Nuestra casa

 


Porque Dios nos bendijo
presiden nuestra mesa
Gorka y Adriana
La vida salta de estación en estación
cambia sus nombres y sus rostros
con los años
Y sin embargo
Amor
a las personas
nada las cambia
Sigue el miedo presidiendo las reuniones
Dirigiendo los destinos de los muertos
que no saben que lo están
y quieren matarnos a todos
 con su ignorancia
Sigue el miedo abortando niños y domando viejos,
escribiendo con mano de hierro
sus estupidas leyes
en el aire envenenado de las ciudades
Pareciera nos gusta ser esclavos
Pareciera ser delito elegir por uno mismo
y pensar
y sentir
y actuar
fuera de la manada
¿Pero qué importa amor
si es fuera que está lloviendo?
¿Si es fuera que van todos ciegos
chocando sus paraguas y saltando charcos ?
¿Qué importa si tu y yo
y ellos dos
somos nuestra casa ?
 
Amaya Martin