domingo, 2 de abril de 2017

A veces


A veces te diriges a mí
con toda ternura, con todo el cariño
que sea capaz de gestar el mundo
Te diriges a mí
salvando entusiasmado todas las distancias,
poniendo el alma entera en ese instante...
y sin embargo

no te contesto..
¡Te enfadas!
Te enfadas una y otra vez.
Siempre te enfadas por lo mismo...
Pero es en esos momentos,
créeme,
justo en esos,
cuando más tengo que decirte...
¿Cómo explicarte,
Amor,
cómo explicarte
que de pequeña me enseñaron
a no hablar
con la boca llena?


Amaya Martin
 
 

 

No hay comentarios: