domingo, 28 de mayo de 2017

...Y somos cuatro

A JA Azpeitia, compañero de camino y sueños:
 
 
Yo no supe que era amar
hasta que tú
llegaste a mis brazos
Amar de AMOR,
quiero decir,
AMOR escrito con leche y miel,
con ojos limpios, con piel de niño,
AMOR cantado, AMOR de nana,
en notas dulces,
incontestables

 
Hoy que van
cuando venimos,
que nos sentimos profundo,
que nos miramos sencillo
como tan solo se mira
quien no necesita hablarse

 
Hoy que alcanzamos
Itaca
pasamos lista
y somos cuatro
 
 
Amaya Martin.

sábado, 13 de mayo de 2017

Apuesto por ti

Apuesto por ti,
por tus flaquezas,
por tus derrotas y tus insomnios.
Me apuesto asi,
toda desnuda y entera,
y me apuesto parte a parte...
en cada grado que cede la dignidad de tus hombros,
en cada no y cada espalda que te carcome los huesos...
Me apuesto ahora...
Mañana es tarde...
Mejor ahora,
en este instante preciso
y en todos los que precises
de ahora en adelante...
y apuesto bien...
mejor que nadie,
contra todos los pronósticos...
cuando me apuesto a ese malva
vencido de tus ojeras,
cuando derramo mi fe
en el zigzag quejumbroso de tu entrecejo..
Y es que yo
también me se
de carne tierna y de aire,
limitada y vulnerable
a la lluvia y a la herida,
al tropiezo y a la lágrima..
y sin embargo,
soy grande..
como es grande cada dios
que nos espera en lo humano
 
Amaya Martín.

lunes, 8 de mayo de 2017

Ha pasado el tiempo


Ha pasado el tiempo
¡Como pasan y nos pasan
dejándonos atrás
los años!
Sin embargo aún me recuerdo
caminando a tu lado y entre tus consejos
mientras tú, 
mitad padre, mitad amigo,
(y todo por un rato)
me enderezabas al  " médico"
que llevo dentro
Cierto es que aún no sé
qué parte de mí
es la que más te debo...
La que hace " bien"
sin duda alguna
Aquella que porta la fuerza
o la esperanza,
o el saber , o  la destreza
o quizás
sencillamente
la que lleva en las manos el Amor:
La más necesaria

Amaya Martín

jueves, 4 de mayo de 2017

Sin voz

La palabra más grande,
la más sonora,
la más rotunda,
la más eficaz,
la más eterna incluso...
no puede decirse
Esa palabra no tiene voz
No hay aire lo suficientemente robusto
para cargarla a sus hombros
Por eso a veces
la gente se mira
y solo
llora
 
Amaya Martín