jueves, 23 de noviembre de 2017

Pido perdón


Pido perdón por no existir
como tú me hubieses hecho
Pido perdón por existir
sin que tú me hayas creado
Pido perdón por esta falda
si te parece corta
Pido perdón por esta falda
si se te antoja larga
Pido perdón por mis tacones
si te hacen sentir pequeño
Pido perdón por mis zapatos planos
que me hacen indigna de caminar
a tu lado
Pido perdón por mirarte de frente
como si fuésemos iguales
Pido perdón por hacerte sentir tan mal
al no haberte mirado
Pido perdón por atreverme a decir no
cuando me preguntas
Pido perdón por atreverme a decir sí
si me preguntan otros
Pido perdón por levantarme del suelo
cuando me has arrollado
Por no morirme allí
tirada
enroscada en mi
usada y rota
Pido perdón por no esperar,
quieta y fría
a que me recoja al alba
el camión de la basura
Pido perdón sobre todo por decir
que me has arrollado
Pido perdón por contárselo a otros
Pido perdón ¿ Cómo no?
por no haberlo contado
con pelos y señales
todo
Pido perdón
porque el animal que llevo dentro
(de apenas 18 años)
se echó a latir de nuevo,
quiso alcanzar la otra orilla,
se llevó algo de comer a la boca,
calmó la sed de algún modo
y durmió a la noche siguiente
en una cama
Pido perdón por tratar de vestir
de nuevo
un algo parecido
a la dignidad y a la vida
Amaya Martín


2 comentarios:

Angulos dijo...

Sí, a veces parece que tenemos que pedir perdón por respirar ...

RECOMENZAR dijo...

No pidas perdon
eres bella
por favor