lunes, 8 de octubre de 2018

UNA DE ELLAS

A FELISA AZPEITIA,  LA QUERIDA ABUELA DE MIS HIJOS , QUE HOY HABITA EN NUESTRO CORAZÓN Y ENTRE LAS ESTRELLAS:




Hay mujeres de algodón dulce
con un escote de sol
y una sonrisa de carmín y agua
Asomarse a ellas es como abrir
al alba una ventana,
como beber la brisa desde las rocas
Como hacer el amor
tras la lluvia
sobre la hierba mojada
Hay en cambio otras mujeres
que te matan
si te miran
Mujeres de ojos rotos
y voz estrangulada
Mujeres que se van y no han venido
Mujeres nulas, derrotadas,
de corazón
hecho astillas
Pero también están
las otras:
Las mujeres de paso corto ,
de palabra precisa,
de sonrisa estudiada
Las mujeres con ojos de piedra ,
capaces de todo,
talladas
por una guerra
Ella era
una
de estas
Y yo:
La quería

AM

6 comentarios:

stella dijo...

Me emocionaste muchísimo querida Amaya, perder a alguien querido araña el alma y lo maravilloso es que del dolor brotan versos tan mágicos como éstos, siento su pérdida y vuestro dolor, os abrazo
Carmen P.

Marisa dijo...

Veo a mi abuela
en todo lo que dices Amaya.
Mujeres grandes, seres de luz.

Un abrazo muy grande que abarque
a toda la familia.

Andres Lopez dijo...

Entrañable ; cuando con el cerebro se instalan sentimientos , las mujeres como tú son poesía .Precioso.
Besos
André

Laura Caro dijo...

Os doy mi pésame, aunque sea tarde.
Un abrazo grandote para todos.

Jose Antonio Azpeitia Garcia dijo...

Solo las lágrimas que nadie ve, son el testigo del sentimiento que me ha invadido al leer tus palabras, que son mucho más que palabras, son la lluvia que inunda mi corazón y me hablan de la grandeza del tuyo....tu Azpeitia

Nerina Thomas dijo...

Y la querras siempre. El amor no muere. Se transforma.